jueves, 28 de enero de 2010

Una visión de Los Barrios de Nistoso en el siglo XIX.



Campanario de Santa Marina


El Diccionario de Pascual Madoz es una fuente que ayuda a conocer la trayectoria histórica de nuestras localidades desde la perspectiva de mediados del siglo XIX. Es por ello, que aquí se incluye esa visión que ofrece el diccionario, sobre los Barrios de Nistoso.

BARRIOS DE NISTOSO: Lugar en la provincia de León [8 leguas], partido judicial y diócesis de Astorga [5 leguas], aud. terr. y c.g. de Valladolid [34 l.], ayuntamiento de Requejo y Corús [1 legua]; se compone de los pueblos de Villar, Tabladas y Nistoso; situado el primero y el último en la falda de una sierra mirando al sur, y Tabladas en la cortadura de otra hacia la parte norte, de modo que puede decirse forman todos tres un triángulo; combátenles todos los vientos y en particular los del antedicho punto y oeste, siendo sus enfermedades más comunes pulmonías y algunas tercianas: tienen 100 casas; iglesia parroquial en el Villar con los anejos de Nistoso [Santa Marina] y Tabladas [Santa María Magdalena]; la matriz está dedicada a San Juan Bautista y servidas todas por un cura y un coadjutor; 2 ermitas dentro de la población, una en Tabladas [Santo Cristo de la Veracruz] y otra en el Nistoso [San Jorge]; y 3 fuentes de muy buenas aguas que aprovechan los vecinos para su consumo doméstico y otros usos: confina el término, norte Espina y Murias, este Quintana y Oliegos, sur Requejo y Culebros, y oeste Villagatos, todos a una legua de distancia: el terreno es pizarroso y montañoso en su mayor parte, fertilizado por 3 arroyos que dan riego a las respectivas praderas y valles de cada uno de los pueblos que describimos, los cuales se hallan rodeados de montes cubiertos de urz, roble y otros arbustos: los caminos principales dirigen a Omañas, Asturias, León, Castilla la Vieja y el Vierzo, recibiendo la correspondencia de Astorga.
Producción: Centeno, patatas, algún lino, yerbas de pasto y hortaliza; cría ganado vacuno, cabrio y lanar; caza de perdices, liebres, lobos, jabalies y zorros, y pesca de truchas, aunque pocas: la industria y comercio de sus habitantes está reducida a la fabricación de carbón e hilaza hecha por las mujeres, y compra de bueyes en Galicia y Asturias que venden en los mercados de la provincia. Población 92 vecinos, 500 almas; contribución con el ayuntamiento.